Seguro que ya conoces, y has tomado en más de una ocasión, kéfir de leche. Este primo hermano del yogur, durante mucho tiempo casi olvidado, está resurgiendo con fuerza en fechas recientes. Tanto es así, que ahora puedes encontrarlo prácticamente en cualquier supermercado.

Esto se debe, seguramente, a que cada vez más personas son conscientes de la importancia de consumir alimentos probióticos.

Sin embargo, existen otras variantes de kéfir menos conocidas como el Kombucha, obtenido a partir de té azucarado, y el kéfir de agua.

A este último vamos a dedicar este post.

Qué es el kéfir de agua

El kéfir de agua es una bebida probiótica que se obtiene fermentando agua azucarada con ayuda de unas pequeñas bolitas gelatinosas. Estas están compuestas de cepas de diferentes bacterias lácticas y levaduras que viven en simbiosis (dependiendo unas de otras).

Las levaduras fabrican vitaminas y transforman los minerales existentes en el agua, para que sean asimilables para las bacterias. Estas, por otro lado, usan estos nutrientes para sus funciones metabólicas.

Descomponen los azúcares presentes en el agua mediante un proceso de fermentación láctica. Como consecuencia, cambia el ph del agua, volviéndose este ligeramente ácido y generándose un medio anaeróbico (libre de oxígeno).

En él, tanto las bacterias lácticas como las levaduras se encuentran a gusto y se reproducen rápidamente.

Al mismo tiempo, otros microorganismos patógenos y los mohos, que necesitan del oxígeno para vivir, mueren y desaparecen. Es por ello, que la fermentación láctica es utilizada desde antiguo como método de conservación.

Existen diferentes variantes del kéfir de agua. En algunos casos se sustituye el agua por zumo de frutas o agua de coco. En otros, en vez de azúcar se emplea sirope de agave, de dátil u otros tipos de endulzantes. No obstante, el principio básico funciona de la misma manera.

El refresco sano

Con el proceso de descomposición del azúcar por las bacterias lácticas, estas generan también dióxido de carbono. Esto provee al kéfir de agua con un sabor chispeante, muy parecido a los refrescos.

Si se le quiere dar un sabor todavía más interesante, es posible someterlo una segunda fermentación, añadiendo frutas o especias para darle un toque especial.

El resultado final: una bebida sabrosa y ligeramente carbonatada.

No obstante, su composición es radicalmente diferente a la de los refrescos. El kéfir de agua contiene muchísimo menos azúcar, ya que las lactobacterias descomponen la mayor parte de este durante la fermentación.

Beneficios para la salud del kéfir de agua.

Pero lo más destacable del kéfir no es su bajo contenido en azúcares. Hay algo que lo hace todavía mucho más atractivo.

Durante la fermentación, las bacterias lácticas se reproducen rápidamente y colonizan el agua. Cuando bebes este líquido, estarás ingiriendo también grandes cantidades de estas bacterias probióticas beneficiosas.

En nuestro anterior post sobre los probióticos, ya explicamos los efectos positivos que estos microorganismos tienen sobre tu salud intestinal y cómo pueden ayudarte a prevenir muchas enfermedades.

Así se les atribuyen, entre otros los siguientes efectos:

  • Ayudan a prevenir y mejorar problemas intestinales (colon irritable, colitis ulcerosa, enfermedad de crohn, etc.).
  • Fomentan la correcta absorción de nutrientes, vitaminas y minerales.
  • Previenen las alergias e irritaciones.
  • Evitan infecciones, especialmente las provocadas por el hongo cándida albicans (candidiasis).
  • Refuerzan el sistema inmune y nos protegen contra enfermedades degenerativas, cáncer y diabetes.
  • Nos aportan vitaminas A, B (incluído el ácido fólico), C y D.
  • Incluso, tienen efectos positivos sobre el estrés y la depresión.

Su eficacia no radica tanto en que curen enfermedades directamente, sino que permiten que el intestino cumpla con su función de manera correcta. Así, por un lado, nos ayudará a absorber los nutrientes que necesitamos, pero también impedirá que lleguen a nuestra sangre patógenos y tóxicos, que pueden sobrecargar nuestra sistema inmune.

Qué cepas probióticas contiene el kéfir de agua

Como has podido comprobar, el kéfir de agua es una excelente fuente de probióticos. Contiene, normalmente, unas 10 a 15 cepas de bacterias diferentes y todas son saludables. Las más representativas son:

  1. Lactobacilos
  • L. Brevis
  • L. Casei
  • L. Hilgardii
  • L. Hordei
  • L. Nagelii
  1. Estreptococos
  • S. Lactis
  1. Leuconostoc
  • L. Citreum
  • L. Mesenteroides
  1. Acetobacterias
  • A. Fabarum
  • A. Orientalis

El kéfir de agua aventaja claramente al probiótico más conocido, el yogur, que normalmente sólo contiene un tipo de cepa de probióticos.

Si lo comparamos con el kéfir de leche, sin embargo, este último lo supera, ya que puede llegar a tener tener entre 30 y 60 tipos de cepas diferentes.

No obstante, el kéfir de agua tiene una serie de ventajas adicionales:

  • Es muchísimo más ligero de tomar, ya que no contiene grasas.
  • No contiene lactosa, por lo que las personas intolerantes pueden beberlo sin problemas.
  • Es de origen 100% vegetal, por lo que no existe ningún impedimento para que lo consuman vegetarianos y veganos.

En resumen, podrás disfrutar de un excelente suplemento probiótico, sin necesidad de llenarte en exceso, ni sobrecargarte con grasas o proteínas animales.

Importante: vigila el porcentaje de azúcar

bebida de kéfirComo comentado anteriormente, durante la fermentación del kéfir, las bacterias lácticas descomponen los azúcares. No obstante, siempre quedará un determinado remanente en el líquido. Cuanto mayor sea el tiempo de fermentación, más reducido será el porcentaje de azúcar.

Si decides hacer kéfir de agua en casa, podrás controlar este aspecto. Por el contrario, cuando lo compres ya preparado, siempre será muy recomendable que leas la información nutricional del producto.

Dependiendo de la marca, el porcentaje de azúcar puede variar desde el 1%, hasta valores cercanos al 7%. Es decir, desde una presencia prácticamente testimonial, hasta cantidades casi tan altas como las que tiene un refresco tradicional.

Esto se debe a que algunos fabricantes añaden azúcar o endulzantes adicionales, para hacer el sabor más parecido a las bebidas azucaradas.

Lógicamente, si buscas aprovechar al máximo los beneficios para la salud, es siempre recomendable que la cantidad de azúcar sea la más baja posible. De hecho, el kéfir de agua es una bebida muy sabrosa en sí misma.

Tiene un sabor fresco y chispeante, por lo que son innecesarios los azúcares añadidos.

Te animamos a que pruebes el de nuestra marca Kefirsan, en la que cuidamos al máximo la elaboración para mantener los azúcares en un nivel mínimo. Y además te lo ofrecemos en dos deliciosos sabores: aqua (natural) y cereza.

Algunas cosas con las que debes tener cuidado

Como con cualquier alimento probiótico, es importante que te acostumbres al kéfir de agua poco a poco. Tomar grandes cantidades inicialmente, te puede causar incomodidad intestinal o flatulencia. Esto se debe a la actividad bacteriana.

Es verdad que con el kéfir de agua, al ser mucho más ligero que otros probióticos, esto ocurre con menor frecuencia. No obstante, siempre es recomendable que empieces a consumirlo poco a poco.

Después, puedes ir incrementando las cantidades si lo toleras bien.

Como con cualquier otro alimento, no se trata de que consumas litros y litros a diario. Lo ideal es que introduzcas esta rica bebida en tu dieta de forma regular y en cantidades moderadas.

Conclusión final

Con todo lo visto del kéfir de agua, podemos concluir que es una excelente opción para que puedas incorporar una mayor cantidad de probióticos en tu alimentación.

Es recomendable que también consumas otros alimentos probióticos, como por ejemplo verduras fermentadas. Ten en cuenta que cada uno de estos alimentos contiene tipos diferentes de cepas de estas bacterias beneficiosas.

Sin embargo, al ser el kéfir de agua un refresco ligero y fácil de tomar, siempre te va a permitir contar con un suplemento extra de probióticos en cualquier momento. Es un sustituto perfecto para los refrescos tradicionales, nada beneficiosos para tu salud.

No obstante, vigila los etiquetados para asegurarte que la cantidad residual de azúcar sea lo más baja posible.

Así nada impedirá que disfrutes de esta bebida refrescante mientras trabajas por tu salud intestinal.

10% DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA

Date de alta en nuestra newsletter y recibirás por mail un código con un 10% de descuento para tu primera compra.

 

Tranquil@, no hacemos spam, puedes darte de baja en cualquier momento ;)

Consentimiento

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest